Archivo de la categoría: Ulrich Warnke

La Curación como Restauración de Forma/Estructura/Aspecto

 

Extracto del capítulo 6 del libro de
Ulrich Warnke:
“Quantenphilosophie und Spiritualität”
(Filosofía Cuántica y Espiritualidad)

La Curación como Restauración de Forma/Estructura/Aspecto

La materia de todo organismo viviente, también del ser humano individual, posee una forma y una fisionomía consistente que se establece en base a una “información” almacenada. Esto es válido asimismo para los agregados moleculares (proteínas, nucleótidos). Decisivo para la función de los organismos, tanto a nivel micro como macro, es la forma/estructura/aspecto.
El hecho de que forma/estructura/aspecto de un organismo se mantenga igual durante toda una vida es sorprendente, ya que se sabe que todos los elementos del cuerpo, excepto algunas pocas excepciones (ADN, algunas neuronas y las células del corazón), se remplazan y renuevan completamente cada 5 a 7 años. Por lo tanto, tiene que haber algo más allá de estos elementos que, independientemente de esta continua transformación, se cuide de mantener permanentemente forma/estructura/aspecto: una información original que asegure que cada nueva disposición sea idéntica a la anterior y que forma/estructura/aspecto se reconstruya una y otra vez mediante las mismas conexiones activadas entre átomos y moléculas.

Por tanto, nuestra definición de curación es: La curación de la materia corporal es primordialmente la restauración de la forma/estructura/aspecto para una óptima función. Un alma sana y un espíritu equilibrado son condiciones previas para un efecto duradero de esta restauración.

Aquí ya se ve que la curación se sirve de un relé temporal biológico, o sea de un salto temporal al pasado. Tiene lugar un acceso a una información guardada anteriormente. En el capítulo 5 ya hablamos de una matriz, un campo/patrón superior y original, en el “mar de todas las posibilidades”, que seguramente es programable, pero sobre todo que está totalmente impregnada por la información original. Más adelante mostraremos ejemplos de cómo también en nuestro cuerpo disponemos de esta información original, y generalmente de forma automática. De momento, aún necesitamos algunos conocimientos básicos más para comprenderlo. Sigue leyendo