Archivo de la etiqueta: fisica cuántica

Seminario Tecnologías de Sanación de Grigori Grabovoi

1 ) Viernes 19 : “Nuevas Tecnologías Rusas de Sanación”
Básico (basado en las enseñanzas de Grigori Grabovoi®) Horario: 10 a 17:00
“Las Enseñanzas sobre la Salvación y el Desarrollo armonioso del Mundo interno y externo… ” del científico y clarividente ruso Grigori Grabovoi® .Descubra el conocimiento del científico, matemático, físico, sanador y clarividente ruso Grigori Grabovoi®. Aprenda sus eficaces metodos de (auto) curación y descubra sus secuencias numéricas que le ayudarán a rejuvenecer, a regenerar órganos, a crear y emprender con éxito un negocio, así como a llevar una vida independiente y autónoma en general!grigori1
Ponentes: Svetlana y Alexander.

2 ) Sábado 20 : “Nuevas Tecnologías Rusas de Sanación”
Avanzado (según Grabovoi y otros) Horario: 10 a 17:00
En este seminario avanzado se obtendrá un conocimiento más amplio y profundo de la nuevas tecnologías rusas de sanación y el control de la realidad a través de la experiencia práctica de Svetlana Smirnova y Alexander Teetz del SVET®-Center de Hamburgo. A partir de la información básica, presentaremos y practicaremos más métodos y contenidos, que nos permitirán sanarnos con éxito a nosotros mismos y a otras personas en la vida diaria. Este seminario es para aquellos que quieranprofundizar o actualizar sus conocimientos sobre estas importantes habilidades. (conocimientosbásicos presentados anteriormente).
Ponentes: Svetlana y Alexander. Sigue leyendo

Inteligencia Cuántica, de Klaus P. Medicus, Ed. Obelisco

Ediciones Obelisco ha publicado este interesante libro, que abre puertas a la comprensión de los procesos que se llevan a cabo en nuestro cuerpo y en nuestra mente a nivel cuántico, con indicaciones de cómo aplicar este conocimiento en el día a día.

Ya el subtítulo es significativo para el contenido:

Experimentar el bienestar, en lugar de intentar estar bien

Varios de los últimos artículos son representativos del contenido del libro. Podéis comprarlo directamente de la editorial clicando en el link sobre la imagen del libro.

¡Espero que os sea tan inspirador como lo ha sido para mí!

Estrés – el detonante bioquímico del modo protección de nuestras células

Cuando nos encontramos en nuestro modo de crecimiento interior, la inteligencia inherente a nosotros dirige nuestra energía hacia el sistema nervioso autónomo, al que pertenecen áreas importantes de nuestro cuerpo, necesarias para el crecimiento y la producción de energía, como el corazón, el pulmón, los órganos digestivos y los sistemas nervioso y reproductivo. No obstante, en cuanto nuestra inteligencia central valora percepciones del exterior como amenazantes, activa el llamado “eje-HPA” (eje hipotalámico-pituitario-adrenal). Pero sólo lo hace, si las percepciones son evaluadas como amenazantes. A continuación trataremos esta evaluación con más detalle.

Empecemos primero con el eje HPA, que regula las hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol. Mediante su activación se pone en “stand-by” la conexión entre los hemisferios cerebrales (en el cuerpo calloso); la sangre y la energía del cuerpo temporalmente sólo sirven a los músculos y los huesos. El cerebro trabaja con “programas” viejos, todo está adecuado para la lucha o la huida. “Corremos” en el modo protección, que es importante para la supervivencia. A través de la activación del sistema de protección exterior en una situación percibida como “amenazante”, simultáneamente se pone en “stand-by” el sistema de protección interior, el sistema inmunológico. Cuando nuestra inteligencia central envía la información de “cese de amenaza” al resto del sistema celular, puede volver a activarse lentamente el modo crecimiento. Lentamente, porque los valores de cortisol y noradrenalina pueden seguir altos hasta seis horas más tarde. De este modo corremos el riesgo de obtener un continuo nivel aumentado de hormonas de estrés en sangre, aunque sólo tengamos pocas vivencias estresantes a lo largo del día. Un nivel de cortisol alto continuado crea asimismo un efecto de hábito. Eso significa que nuestro cerebro estimula el cuerpo a producir cortisol, aunque ya no se perciba estrés. Nuestra realidad interior queda entonces impregnada por el reflejo de lucha o huida, y nuestro estado interior se reduce simplemente a funcionar, por lo que casi no queda energía para nuestro modo crecimiento. Poco a poco experimentamos el modo protección como nuestro “estado normal”.

stress

¿Podría ser esto también la causa de por qué somos tan propensos a nivel colectivo a coger infecciones como, por ejemplo, la gripe? Y estamos convencidos, también a nivel colectivo, de que la culpa de nuestra propensión a las infecciones gripales  la tienen amenazas externas, dios o los genes. Para la industria del sector hospitalario es estupendo que pensemos así. Lo aprovecha para justificar por qué las vacunas preventivas son imprescindibles actualmente. Es un círculo vicioso, que definimos como “explosión de costes en el sector de la salud” y que, desde la perspectiva de nuestra inteligencia cuántica, es un lujo muy caro que nos permitimos como sociedad. No hay que olvidar que la industria farmacéutica es privada y necesita producir beneficios para sus accionistas.

Extracto del libro “Inteligencia Cuántica” de Klaus P. Medicus (Ed. Obelisco)

Afortunadamente, podemos aprovechar este conocimiento a nuestro favor. Podemos decidir detener nuestras historias. Una secreción “normal” de adrenalina dura sólo 90 segundos, pero nosotros reavivamos nuestra adrenalina casi permanentemente al  darle vuelta en la cabeza a esas historias una y otra vez. Cuanto más nos alejamos de nuestros habituales lamentos interiores y dirigimos más atención a la información pura, antes reconoceremos las indicaciones positivas de los sucesos externos y los valoraremos de otro modo. Eso nos ayuda a estar en  el campo de nuestra sabiduría interior y, por supuesto, en el modo crecimiento de nuestras células.

 

Otras realidades son posibles

Sí, ¡otras realidades son posibles y están ahí, presentes, en todo momento!

“Hay una excelente historia procedente del círculo cultural árabe, donde se puede ver claramente que los “problemas” en sí no existen; somos nosotros mismos que creamos los “problemas” a partir de nuestra valoración de los fenómenos:

Tras la muerte de su padre, los tres hijos heredan 17 camellos. El padre había formulado su voluntad con mucho detalle: el hijo mayor heredaba la mitad de los camellos, el hijo mediano heredaba una tercera parte de los camellos y el hijo más joven una novena parte. Para los tres hijos creyentes era ley imperativa en el nombre de su dios cumplir la voluntad de su padre al pie de la letra. Sin embargo, el 17 es un número que puede parecer más terco que un burro. Ni con el mayor esfuerzo, el máximo conocimiento matemático o la mejor voluntad se deja dividir por 2, por 3 o por 9. “Tenemos un problema,” era todo lo que los tres hijos podían pensar. “¿Qué pasará con nosotros, si no podemos cumplir la voluntad de nuestro padre al pie de la letra?”

Mentalmente podemos aplicar varios modelos habituales. ¿Sería adecuado hacer una constelación familiar de por qué ha aparecido en esta familia un problema tan difícil; o un análisis estructural para reconocer todas las facetas? ¿Podría ser que la oportunidad estuviera en enviarles energía de luz o crear círculos de meditación para apoyarlos en la solución del problema? ¿Necesitará cada hijo varios años de psicoanálisis para sobreponerse a este testamento traumático?

En la historia no hubo ningún experto matemático, economista, psicólogo para ayudar a los tres hermanos, solamente un peregrino que pasaba en su camello. El hombre escuchó brevemente el (supuesto) conflicto y murmuró algo parecido a: “Esto sí es una historia emocionante. No tengo ni idea de si esto es un problema, porque sólo puedo percibir fenómenos”, y amablemente les ofreció a los tres dejarles por unos minutos su camello. Algo irritados, los jóvenes aceptaron el 18º camello…, y se hizo el milagro. La mitad de 18 camellos es 9, una tercera parte son 6 y una novena son 2 camellos; la suma son 17 camellos.

Enseguida le devolvieron su camello al peregrino. Gracias a su mínima intervención afortunadamente no hubo que “inventarse” una solución, sino que simplemente se percibió una realidad “diferente” que siempre había estado presente. El peregrino no desperdició ni un  instante en entrar mentalmente en la historia de los tres hijos. Gracias a su falta de valoración en su percepción del instante presente le fue posible acompañar a los tres hijos hacia su sabiduría interior. Un acompañamiento que no soluciona ni cura, no transforma ni cambia, sino a través del que las personas pueden experimentar que en la base de cada problema, cada enfermedad, cada molestia y cada trauma siempre hay una valoración creada con nuestro cerebro.”

—-dónde enfocas

Sé que es difícil de entender, pero es necesario salirse del patrón mental de enfermo, especialmente cuando uno es considerado enfermo por el entorno. La solución tampoco es pensar que uno no está enfermo. No eres A ni B, simplemente eres! Lo importante es salirse de la valoración, dejar de controlar y dirigir, entregarse a una sabiduría superior que está en uno mismo.

Y sé que cuando hay dolor es difícil desconectar, pero también es verdad que si uno se sienta o estira lo más cómodamente, pone la atención en cómo se relajan los músculos y el cuerpo y le dice a su cuerpo que lo quiere (sintiendo en el corazón, en el pecho, el profundo amor del que le habla), que lo apoya y que le diga a uno cómo hacerlo, el dolor se dispersa y es menos dolor.

Y, con el tiempo, algo se configura de otro modo. Hay otra realidad para ti, para cada uno de nosotros, pero a menudo no la vemos. Para verla tenemos que sacar tu atención de la que vemos normalmente.

Por favor, aunque no lo entiendas, no pienses nada, ábrete a la posibilidad de que es así y enfoca tu ser (no tu mente) en la intención de que se realice la comprensión. Sólo tienes que desconectar de lo otro y entregarte sin ansiedad a una nueva posibilidad para poder percibirla desde tu inteligencia interior en el ahora continuo.