Otras realidades son posibles

Sí, ¡otras realidades son posibles y están ahí, presentes, en todo momento!

“Hay una excelente historia procedente del círculo cultural árabe, donde se puede ver claramente que los “problemas” en sí no existen; somos nosotros mismos que creamos los “problemas” a partir de nuestra valoración de los fenómenos:

Tras la muerte de su padre, los tres hijos heredan 17 camellos. El padre había formulado su voluntad con mucho detalle: el hijo mayor heredaba la mitad de los camellos, el hijo mediano heredaba una tercera parte de los camellos y el hijo más joven una novena parte. Para los tres hijos creyentes era ley imperativa en el nombre de su dios cumplir la voluntad de su padre al pie de la letra. Sin embargo, el 17 es un número que puede parecer más terco que un burro. Ni con el mayor esfuerzo, el máximo conocimiento matemático o la mejor voluntad se deja dividir por 2, por 3 o por 9. “Tenemos un problema,” era todo lo que los tres hijos podían pensar. “¿Qué pasará con nosotros, si no podemos cumplir la voluntad de nuestro padre al pie de la letra?”

Mentalmente podemos aplicar varios modelos habituales. ¿Sería adecuado hacer una constelación familiar de por qué ha aparecido en esta familia un problema tan difícil; o un análisis estructural para reconocer todas las facetas? ¿Podría ser que la oportunidad estuviera en enviarles energía de luz o crear círculos de meditación para apoyarlos en la solución del problema? ¿Necesitará cada hijo varios años de psicoanálisis para sobreponerse a este testamento traumático?

En la historia no hubo ningún experto matemático, economista, psicólogo para ayudar a los tres hermanos, solamente un peregrino que pasaba en su camello. El hombre escuchó brevemente el (supuesto) conflicto y murmuró algo parecido a: “Esto sí es una historia emocionante. No tengo ni idea de si esto es un problema, porque sólo puedo percibir fenómenos”, y amablemente les ofreció a los tres dejarles por unos minutos su camello. Algo irritados, los jóvenes aceptaron el 18º camello…, y se hizo el milagro. La mitad de 18 camellos es 9, una tercera parte son 6 y una novena son 2 camellos; la suma son 17 camellos.

Enseguida le devolvieron su camello al peregrino. Gracias a su mínima intervención afortunadamente no hubo que “inventarse” una solución, sino que simplemente se percibió una realidad “diferente” que siempre había estado presente. El peregrino no desperdició ni un  instante en entrar mentalmente en la historia de los tres hijos. Gracias a su falta de valoración en su percepción del instante presente le fue posible acompañar a los tres hijos hacia su sabiduría interior. Un acompañamiento que no soluciona ni cura, no transforma ni cambia, sino a través del que las personas pueden experimentar que en la base de cada problema, cada enfermedad, cada molestia y cada trauma siempre hay una valoración creada con nuestro cerebro.”

—-dónde enfocas

Sé que es difícil de entender, pero es necesario salirse del patrón mental de enfermo, especialmente cuando uno es considerado enfermo por el entorno. La solución tampoco es pensar que uno no está enfermo. No eres A ni B, simplemente eres! Lo importante es salirse de la valoración, dejar de controlar y dirigir, entregarse a una sabiduría superior que está en uno mismo.

Y sé que cuando hay dolor es difícil desconectar, pero también es verdad que si uno se sienta o estira lo más cómodamente, pone la atención en cómo se relajan los músculos y el cuerpo y le dice a su cuerpo que lo quiere (sintiendo en el corazón, en el pecho, el profundo amor del que le habla), que lo apoya y que le diga a uno cómo hacerlo, el dolor se dispersa y es menos dolor.

Y, con el tiempo, algo se configura de otro modo. Hay otra realidad para ti, para cada uno de nosotros, pero a menudo no la vemos. Para verla tenemos que sacar tu atención de la que vemos normalmente.

Por favor, aunque no lo entiendas, no pienses nada, ábrete a la posibilidad de que es así y enfoca tu ser (no tu mente) en la intención de que se realice la comprensión. Sólo tienes que desconectar de lo otro y entregarte sin ansiedad a una nueva posibilidad para poder percibirla desde tu inteligencia interior en el ahora continuo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.